La oficina es donde pasamos gran parte de nuestro día.

Procurar tener cómodo y confortable nuestro lugar de trabajo es clave para la calidad de vida y tiene efectos en nuestro

bienestar. Decorar una oficina puede ser muy divertido, actualmente existe mucha libertad por parte

de los corporativos para hacer de estos espacios algo más alegre y dinámico que repercute en la

productividad de los trabajadores.

 

¿Cómo decorar una oficina?

Un lugar pensado de antemano, con los elementos y objetos básicos bien dispuestos y siempre a mano,

con accesorios y muebles confortables y funcionales, nos va a ayudar a resolver de un modo más eficiente

cualquier tarea que estemos llevando adelante, reduciendo el impacto negativo de posibles eventos imponderables

que nos demoren.

 

Muebles y equipamiento de oficina

El tipo de muebles que se vaya a usar en el espacio de trabajo tiene que ir de acuerdo con la actividad que se desarrolla.

En general, los muebles que se planifican para un lugar de trabajo son una buena silla, un escritorio o mesa y alguna

cajonera o espacio de guardado. Cada mueble debe estar pensado para que el usuario pueda atender todas las

demandas de su tarea cotidiana sin afectar su físico.

 

El color de paredes, objetos y muebles

Es mejor elegir tonos acordes a las sensaciones que se desee transmitir.

Los colores suaves aportan tranquilidad, relajación y satisfacción para trabajar. Para la pintura conviene elegir un

color claro, como el blanco o crema, para que potencie los efectos lumínicos y espaciales.

Si se ve muy monocromático el lugar, se puede inclusive pintar una pared de color fuerte, como el Amarillo, un color

que tiene muchas tonalidades y es muy luminoso.